La Demolición  

Posted by La Maga in


La vi llegar mientras cerraba los ojos.


Extraviada, ella había perdido completamente el Mapa de los Cielos y exploraba la vida sin Hoja de Ruta, pisando a tientas, sus propios escombros y también los ajenos.


Cuando llegó a mí, su mente era un incesante Scrabble donde mezclaba palabras y abstracciones, algunas cauciones juratorias -todas falsas- y, desde luego, pánico.


-“Nuevo desafío”- me dije. Crípticas construcciones paralizaban tus sentimientos y miles de precauciones vejatorias te alejaban, aún más, de todo lo cierto, cuerdo y amable. A tu ignorancia de ti, la llamabas “densidades”.


Imaginabas dobles y hasta triples intenciones en cada mirada o aproximación que se pareciera, lejanamente, al amor. Hasta entonces, el compromiso de pertenencia significaba para ti, poco menos que una sentencia ejecutoria.


Fuiste mala cazadora y en cambio, fácil presa de ti misma, pero tampoco lo sabías. Siempre te buscaste donde nunca estuviste.


Como buena urdidora, planeabas usurpar vana y torpemente el conocimiento de una hechicera para alivio de tu propio espanto. Eras una hembra perdida y un animal acorralado. Te arrodillaste detrás de ella para abrazarla y mentías alevosamente cuando corrieron tus brazos por la cintura. No la querías a ella. Querías lo que ella sabía. Otra forma de codicia. La hechicera, sin embargo, era yo.


Comprobé que te gustaban los goces individuales, las espaldas al sol y las miradas que pueden omitirse. Sobre todo, las tuyas.


Te vi llegar y supe enseguida tu juego. Tu pobre ciudadela era de simple mazapán y se quebraba de sólo mirarla como barquillo en la boca. Acepté el reto y casi me fue la vida en desmoronarte.


Me creíste artesana. Me deseaste desnuda. Probaste todas las pistas falsas que te di: un simple truco de hechicera que conoce tu baraja. Mostrabas la piel (nunca el alma) bajo la camisa azul y me tendías la inocente trampa. Tus senos sobraban en esta historia. O casi. No hay sobornos sino intentos fallidos y yo me quedé observando los tuyos. Te delataba el sudor.


No caí ni como animal salvaje y menos aún, jamás domesticado. Simplemente, no caí. No podías jalarme, ni atarme, ni distraerme. Estaba atenta a ti, como si fueras la Muerte misma. Y casi lo fuiste.


Bastaba con que yo soplase tu nuca húmeda para incitarte a nuevos fríos. De esos queridos y siempre rogados. -Haz de este junco un pincel- exigiste, desafiante aún para conmigo y te pinté el cuerpo con el primer elemento: el barro. Te hice completamente oscura como la noche.


Intrigada con mi alma, buscaste más de mí deseando poder pulverizar tu loca mudez y te inundé con mi propio océano. Temblabas de miedo y excitación, pues ni podías nadar pero tampoco ahogarte. Siempre estuviste a un palmo de todo.


El tercer elemento lo creías fácilmente tuyo, pero rápida, detuve el viento con la mano y te mostré que el aire también era mío. Todo, en suma, era mío. -No juegues así con hechiceras- Te advertía una y otra vez, mordiéndote el oído mientras gemía tu boca, como si te arrancara la vida. Hasta quisiste que casi lo lograra y tus ojos se entornaron.


Tus constelaciones interiores, de pronto, cayeron. Una a una se desplomaron como en hilera de ladrillos cuajados y se deshizo el simple acertijo. Tomé uno o dos dañados y me sobró resquicio para verte el Alma. Te giré de los cabellos y capturé para siempre tus ojos.


-“Animalito azotado, sientes miedo, no amor. No vuelvas jamás a engañar a una hechicera”.


Su nombre era Locura y decidí salvarla: le quité de encima la noche oscura y me llevé el barro. Ella estaba, por fin, completamente desnuda.


This entry was posted on 8 de noviembre de 2009 at 6:10 and is filed under . You can follow any responses to this entry through the comments feed .

17 comentarios

Me dejas reflexionando Maga. Me ha encantado, en especial "fácil presa de ti misma". Creo que a todos en algún momento nos ocurre verdad? un saludo, volveré a contarte mis reflexiones, la foto por cierto, bellísima

8 de noviembre de 2009, 6:58

qué difícil a veces el juego de la conquista, el de la desnudez completa, tal desnudez es a veces la única llave de la desnudez del otro, de ella

8 de noviembre de 2009, 6:58

Lo de siempre Maga: gracias por tu cálida profundidad (a mi, lo confieso, me abruma en ciertas ocasiones, pero simpre es más divetido)

Un beso

8 de noviembre de 2009, 7:29

Es difícil no caer a las tentaciones q ofrece la locura. Ser capaz de denusdarla y ver completamente sus intenciones es trabajo de experiencia...y de haber caído muchas veces en sus garras...
Besos.

8 de noviembre de 2009, 7:39

Aún me queda mucho por descubrir de la locura... Me encanta tu texto,como siempre :)
Un beso

8 de noviembre de 2009, 8:55

Precioso, no se muy bien que decirte más.

Siempre estuviste a un palmo de todo...
me ha encantado esa frase.

un beso.

8 de noviembre de 2009, 8:57

tentaciones...es difícil no sucumbir, preciosa la foto.
beso

8 de noviembre de 2009, 15:11

...sin palabras.
Buenisimo de veras.

8 de noviembre de 2009, 16:42

Sucumbir a tentaciones y locuras ... tentador y hermoso a la vez.
Pero ...
¿Cuándo parar éste juego de hechizos?

Magnifico Maga,
te aplaudo por la reflexión que me llevo.

Mis besos siempre

8 de noviembre de 2009, 18:21

me tuvo al borde del aliento todo el relato

reconozco zonas mías en imágenes suyas
las reconozco porque son esas donde no se ve el fondo desde el borde

(hubiera preferido que culmine un párrafo antes...
hubiera preferido no saber)

bueno que haya tendido el puente y yo así la encontrara

abrazos, maga

9 de noviembre de 2009, 7:17

Si yo tambien, pretendo ir por la vida, sin desnudarme. pero que magia para poder lograrlo Mi Maga , asi es estoy desnuda( pero es raro)

9 de noviembre de 2009, 8:37

Lo que me gusta del relato es que está lleno de sugerencias. Es más lo que hay detrás que lo que tienes delante. Depende de la imaginación y las ganas que le pongas desde este lado del monitor. yo le he puesto muchas, te lo aseguro.

9 de noviembre de 2009, 9:51

Exelente... llegue a meditar y dibagar... presa de si misma... sere tambien yo presa de mi mismo alguna vez... pero una hechicera deseo conocer...

Saludos

9 de noviembre de 2009, 11:03

Mi Señora en medio de tanta porca miseria sus cuentos, me trasldan a otro mundo... si ya se IRREAL...
pero me gusta.
Gracias

9 de noviembre de 2009, 16:15

Me dejaria seducir asi por la locura, desnuda y fragil. Me dejaria hechizar con su calma felina, con su porte que abarca todo, todo... sin dejar nada para después.

Besos, Maga.

10 de noviembre de 2009, 10:30

Que perfecta estampa has plasmado bellamente expresada.
Hay tantos tipos de locura...

Un abrazo

11 de noviembre de 2009, 4:25

Sin palabras. Bello el post. La imagen preciosa!!
¡Que lindo es pasar siempre y leerte Maga!
(Aunque no deje ni una señal)

11 de noviembre de 2009, 9:34

Publicar un comentario