La Existencia Previsible  

Posted by La Maga in


El lenguaje previsible.

El ademán que, por repetido e inconsciente, espanta. ¿Sabe el hombre, la mujer -o las simples criaturas sin género-, que sólo somos trozos de espejos devenidos de un espejo roto, una fractura inicial que se repite a sí misma, sin solución de continuidad en el tiempo?

Hay una vibración bestial por devorar, arrancar del otro, su 'otro sin identidad' con palabras-piedras y manos que 'acarician' con el peso mortal de un acantilado. Palabras y manos que aplastan a otros espejos que fueron rotos antes, sin saberlo y subsisten... sin reconocerse, así mismos o a los otros, espejados.

((Algún espíritu en paz, quizá se percate que no es sólo el lenguaje, sino la existencia previsible.))


This entry was posted on 22 de enero de 2010 at 12:14 and is filed under . You can follow any responses to this entry through the comments feed .

12 comentarios

Al final todo acaba siendo previsible. Tenemos demasiadas limitaciones.

23 de enero de 2010, 1:27

Tan distintos, como iguales, nos podemos reflejar... Me encanta todo lo que escribes,gracias por campartirlo! :)

23 de enero de 2010, 7:15

Apenas lo lei rememoré Kali decapitada de Marguerite Yourcenar.

Saludos.

23 de enero de 2010, 20:00

¿cuál fue la mano que hizo el espejo? ¿ la misma que lo rompió?

25 de enero de 2010, 10:10

Querida Maga: te leo siempre, aunque no comento (empezaré a hacerlo desde ahora). Hay comentarios en mi espacio lindos, feos, agradables y desagradables, picantes, insulsos, en fin, hay de todo. Pero el tuyo me ha conmovido profundamente... Si hay un lugar más profundo que el alma...bueno, hasta ahí llegó.
Gracias por tus palabras... Y por pensar tan lindo...
Me llevo mi (tu) banner...
Besos...

26 de enero de 2010, 6:48

Estoy yo asombrada, y agradecida por tu alentador comentario. Hace poco conozco tu blog y es un encanto. Asi que andaré seguido por aca, leyéndote.

Besos!

26 de enero de 2010, 12:59

diluirse como parte para reconocerse en el todo

esa es la muerte del reflejo del fragmento

astillar, arrancar, devorar,
es perpeturar el anhelo inútil de separatividad

el peor de los hechizos
el más grande


un placer, siempre, querida maga

27 de enero de 2010, 15:20

Los reflejos también se rompen a veces, se trizan sin dejarnos comprender quienes éramos. Predecimos e inventamos, cuál será la diferencia?, Quién puede diferenciarlo?

Besos para ti, Maga

28 de enero de 2010, 5:53

Sólo cuando el espejo se refleje a si mismo, podremos volver a ser uno con el resto de la imagen. Un gran beso.

28 de enero de 2010, 9:59

despues de todo no somos mas que pedazos de un todo.
:)
saludos

3 de febrero de 2010, 17:04

el mundo está lleno de eso, es un espanto. tus letras, en cambio, apaciguan. un beso.

13 de febrero de 2010, 14:38

Como también un espejo de sí a la hora de buscarle el lenguaje propio en identificación de un amor. Nada más que buscar en el otro lo que nos hace falta en uno o su reciprocidad física o mental. Y el espejo mismo del yo es proporcional al lenguaje inteior o exterior que se está reflejando en éste.

Te recomiendo fijarte en las comas y putaciones ( una pequeña acotación)

Buen trozo de letras (:

Adiós

13 de febrero de 2010, 17:39

Publicar un comentario