Matrimonio entre gente rara  

Posted by La Maga in , ,


Estoy completamente a favor de permitir el matrimonio entre católicos. Me parece una injusticia y un error tratar de impedírselo.

El catolicismo no es una enfermedad. Los católicos, pese a que a muchos no les gusten o les parezcan extraños, son personas normales y deben poseer los mismos derechos que los demás, como si fueran, por ejemplo, informáticos u homosexuales.

Soy consciente de que muchos comportamientos y rasgos de carácter de las personas católicas, como su actitud casi enfermiza hacia el sexo, pueden parecernos extraños a los demás. Sé que incluso, a veces, podrían esgrimirse argumentos de salubridad pública, como su peligroso y deliberado rechazo a los preservativos. Sé también que muchas de sus costumbres, como la exhibición pública de imágenes de torturados, pueden incomodar a algunos. Pero esto, además de ser más una imagen mediática que una realidad, no es razón para impedirles el ejercicio del matrimonio.

Algunos podrían argumentar que un matrimonio entre católicos no es un matrimonio real, porque para ellos es un ritual y un precepto religioso ante su dios, en lugar de una unión entre dos personas. También, dado que los hijos fuera del matrimonio están gravemente condenados por la Iglesia, algunos podrían considerar que permitir que los católicos se casen incrementará el número de matrimonios por “el qué dirán” o por la simple búsqueda de sexo (prohibido por su religión fuera del matrimonio), incrementando con ello la violencia en el hogar y las familias desestructuradas. Pero hay que recordar que esto no es algo que ocurra sólo en las familias católicas y que, dado que no podemos meternos en la cabeza de los demás, no debemos juzgar sus motivaciones.

Por otro lado, el decir que eso no es matrimonio y que debería ser llamado de otra forma no es más que una manera un tanto ruin de desviar el debate a cuestiones semánticas que no vienen al caso: aunque sea entre católicos, un matrimonio es un matrimonio, y una familia es una familia.

Y con esta alusión a la familia paso a otro tema candente sobre el que mi opinión, espero, no resulte demasiado radical: también estoy a favor de permitir que los católicos adopten hijos.

Algunos se escandalizarán ante una afirmación de este tipo. Es probable que alguno responda con exclamaciones del tipo “¿Católicos adoptando hijos? ¡Esos niños podrían hacerse católicos!”.

Veo ese tipo de críticas y respondo: si bien es cierto que los hijos de católicos tienen mucha mayor probabilidad de convertirse a su vez en católicos (al contrario que, por ejemplo, ocurre en la informática o la homosexualidad), ya he argumentado antes que los católicos son personas como los demás.

Pese a las opiniones de algunos y a los indicios, no hay pruebas evidentes de que unos padres católicos estén peor preparados para educar a un hijo, ni de que el ambiente religiosamente sesgado de un hogar católico sea una influencia negativa para el niño. Además, los tribunales de adopción juzgan cada caso individualmente, y es precisamente su labor determinar la idoneidad de los padres.

En definitiva, y pese a las opiniones de algunos sectores, creo que debería permitírseles también a los católicos tanto el matrimonio como la adopción.

Exactamente igual que a los informáticos y a los homosexuales.

This entry was posted on 29 de junio de 2010 at 6:02 and is filed under , , . You can follow any responses to this entry through the comments feed .

18 comentarios

maravilloso. gracias

29 de junio de 2010, 6:57

Leídos todos esos argumentos, me posiciono también a favor de que los católicos puedan contraer matrimonio, tener hijos y adoptar. ¡Eres fantástica mostrando lo que nadie quiere ver!

29 de junio de 2010, 7:21

Por supuesto que están en todo su derecho. No entiendo como puede ser de otra forma.

Un abrazo

29 de junio de 2010, 11:59

Este texto ya me llegó por varios lados, sabés quién es el autor? (sería bueno saberlo)
Gracias por tus posts siempre!

29 de junio de 2010, 12:04

te estoy mirando:

Lo ignoro, pero la ironía me parece excelente.

Un beso...

29 de junio de 2010, 14:13

jajajaja ya conocía este texto y me parece sencillamente genial e ilustrativo. Quedaría muy bien en los tablones de anuncios de algunas empresas, no crees??

Besos.

29 de junio de 2010, 16:15

a mí me parece demasiada "tolerancia", porque además después querrán ser hasta familia y sabe dios (nunca mejor dicho) hasta dónde exigirán luego llegar. No sé, pero creo que somos demasiado blandengues con esa gente tan rara, al fin y al cabo ser católico no es natural, es una desviación, ayyyy. Por cierto ¡se cura el catolicismo??????

29 de junio de 2010, 16:25

Gran texto. Habrá que colgarlo en las parroquias, catedrales, obispados, parlamentos y Vaticanos...

30 de junio de 2010, 4:32

Realmente bueno, a ver si de esta forma lo captan.. tu crees ?

30 de junio de 2010, 12:46

Querida Ico:

No creo que lo capten, es mucha ironía para tan escuálida inteligencia.

Pero vamos a intentar, en breve, con otro post.

Abrazo...

30 de junio de 2010, 12:51

Qué bueno Maga! me das permiso para difundir la entrada por mail? el otro día se hacían eco en la prensa española de la polémica por el debate en Argentina para aprobar o no el matrimonio homosexual. Al parecer los obispos alegan que ahora hay otros problemas que resolver y la sociedad argentina no está preparada. Yo no estoy de acuerdo. Un beso sol

1 de julio de 2010, 4:49

Genial, quizás también podriamos pensar en que puedan tener mascotas... aunque es un gran riesgo.

besos,

1 de julio de 2010, 5:43

Hola Maga!

Me parece interesante este post porque yo soy católica. Conozco muy bien mi religión y sé las atrocidades que se han cometido a lo largo de la historia "en nombre de Dios" tanto en su interior como dirigidas al exterior, conozco los documentos que la rigen, la ideología que enseñan y la enseñanza que pregonan...conozco todas las contradicciones que existen. En mis 35 años de ser católica, he conocido muchos sacerdotes, unos pésimos seres humanos, unos pasivos, otros radicales y hasta "farisaicos", pero también he encontrado a mi paso sacerdotes maravillosos, grandes personas y con un profundo deseo y voluntad de que las cosas de Dios...lo sean realmente.

Sé que la generalidad de los católicos es como la describes, pero expresarlo de tal forma...sería equiparable a describir a todas las lesbianas como promiscuas por la multiplicidad de parejas sexuales, o a los maestros como flojos... nada más falso, pero que sin embargo, la mayoría de la gente así nos cataloga...

Sé que mi religión es tan absurda en muchísimas cosas, pero a mí me gusta ser católica, busco a Dios en la intimidad de mi hogar y también en la Iglesia que me enseñó otras formas para hacerlo... y sí, según mi religión yo estoy mal...soy "rara" y hasta "indeseable", pero afortunadamente no soy como la generalidad...más sigo siendo católica.

Saludos!!! =)

1 de julio de 2010, 9:42

Celina:

Difunde por mail cualquier contenido del Blog. Todo lo que siente bien debe compartirse.

Linda:

Conserva siempre la frescura de las gentes espirituales y de buena voluntad.

1 de julio de 2010, 10:07

Conocìa el texto y està muy bien escrito.

Pero faltarìa agregar a los evangèlicos, que suelen ser todavìa màs fundamentalistas.

Saludos

2 de julio de 2010, 5:09

Gaucho, si lee unos post más atrás, encontrará algunos comentarios que me merecen los evangélicos (gente culta y desapasionada) que venden las "Botellitas de aceite del Monte Gólgota" o las "astillas de madera del poste de la cruxifición", pingues negocios con los pobres y desesperados, claro está.

Un fuerte abrazo y gracias por apoyar la ley de Igualdad.

2 de julio de 2010, 5:46

Te cuento que en Argentina los católicos fueron obligados por la ley de matrimonio civil a casarse en el registro civil si es querían casarse por Iglesia.

Esa ley prohibía a los sacerdotes a casar a nadie si no llevaban la constancia del casamiento civil.

Por lo que tu post es muy creativo pero -al menos en Argentina- no se aplica.

3 de julio de 2010, 0:39

Bueno, yo realmente no estoy del todo de acuerdo con el texto.
Soy católica practicante, creo en Dios y también creo que tengo derecho a ser feliz sintiéndome y amándome como soy, sin rechazarme. Soy bisexual, hace poco lo acepté y ahora realmente puedo decir que soy feliz cuando hasta antes de admitirlo sólo vivía en la indiferencia.
También creo que, con respecto a los católicos homófobicos, ellos esgrimen mal La Palabra. Al igual de como pasó muchas veces a lo largo de la historia, la gente de la Iglesia (gente humana que comete errores)ha mal interpretado y ha hecho un muy mal uso de la misma.
Como siempre, los que tienen la palabra son los del poder y en la Iglesia, generalmente en el poder está también el dinero (no se puede servir a Dios y al dinero al mismo tiempo) y esos, dejenme decirles, no son curas verdaderos por vocacion y amor a Dios, que lo ellos dicen y piensan no refleja realmente lo que piensan sus fieles.
Si hay algo que aprendí es que Dios es misericordioso y nos hizo libres. Está en nosotros usar la libertad como queramos. También quiere que seamos felices.
Yo soy católica, pero también soy bisexual.
Y por más de que no me sienta cómo da con ciertas posturas homofóbicas de X personajes, soy feliz así y pienso luchar por mi felicidad.
Besos a todas! espero que esto que escribí de corazón haya sido leído con imparcialidad :)

28 de septiembre de 2010, 18:22

Publicar un comentario