Yo no soy Mujer  

Posted by La Maga in , ,



El lesbianismo ofrece, de momento, la única forma social en la cual podemos vivir libremente. Además, lesbiana es el único concepto que conozco que está más allá de las categorías de sexo (mujer y hombre), pues el sujeto designado (lesbiana) no es una mujer ni económicamente, ni políticamente, ni ideológicamente. Lo que constituye a una mujer es una relación social específica con un hombre, una relación que hemos llamado servidumbre, una relación que implica obligaciones personales y físicas y también económicas (asignación de residencia, trabajos domésticos, deberes conyugales, producción ilimitada de hijos, etc.), una relación de la cual las lesbianas escapan cuando rechazan volverse o seguir siendo heterosexuales. Somos desertoras de nuestra clase (...). Para nosotras, ésta es una necesidad absoluta; nuestra supervivencia exige que nos dediquemos con todas nuestras fuerzas a destruir esa clase, - las mujeres- con la cual los hombres se apropian de las mujeres. Y esto sólo puede lograrse por medio de la destrucción de la heterosexualidad como un sistema social basado en la opresión de las mujeres por los hombres, un sistema que produce el cuerpo de doctrinas de la diferencia entre los sexos para justificar esta opresión.
(...)
¿Qué es la mujer? Pánico, zafarrancho general de la defensa activa. Francamente es un problema que no tienen las lesbianas, por un cambio de perspectiva, y sería impropio decir que las lesbianas viven, se asocian, hacen el amor con mujeres porque "la mujer" no tiene sentido más que en los sistemas heterosexuales de pensamiento y en los sistemas económicos heterosexuales. Las lesbianas no son mujeres.





Wittig, Monique. 'El Pensamiento Heterosexual'. Ed.Egales, 2006.

This entry was posted on 15 de marzo de 2010 at 10:16 and is filed under , , . You can follow any responses to this entry through the comments feed .

51 comentarios

Noce pero me dejaste muy confundida; apenas logro adaptarme a los hombres
Pero solo talvez haya estado en el camino equivocado

15 de marzo de 2010, 11:36

recuerdo que estos párrafos fueron causantes de más de una discusión entre lesbianas, feministas y feministas lesbianas (que no son lo mismo). creo que Wittig o bien mete un gol olímpico o bien le pega en el palo. y creo, siempre lo he sospechado, que una de las razones por las cuales las lesbianas somos más molestas que los gays varones, es precisamente porque salimos por fuera de la economia de la heterosexualidad.
sin embargo, la frase de final me produce molestia. debe ser una sana molestia seguramente.
salutes

15 de marzo de 2010, 11:37

Ohhh my God... Esto se puso bueno... Y sólo para entendidos, o sea, debo retirarme...jaja... No... Me quedaré querida Maga porque es un placer ver que su espacio devino en un cálido punto de apertura mental para muchas personas que nos cuesta romper el cascarón...

Y con respecto a este fragmento que citó aquí, aunque da para comentar y debatir mucho, me parece sencillamente fabuloso el pensamiento de ir más allá del concepto de mujer en el sistema o cultura heterosexual, para denominar a una lesbiana... Ya no desde el punto de vista meramente sexual o genital, sino para determinar su conducta y rol en la sociedad... Como una categorización sociológica si se quiere...
Me encantó.
Ud. es como Gardel... Cada día postea mejor...jajaja...

Besos querida Maga...

15 de marzo de 2010, 11:39

Ana V:

Tú sabes lo que ha dicho Carlos Castaneda, sobre los caminos, en su 'Enseñanzas de Don Juan' (me permito citarlo):

"Cualquier cosa es un camino entre cantidades de caminos. Por eso debes tener siempre presente que un camino es sólo un camino; si sientes que no deberías seguirlo, no debes seguir en él bajo ninguna condición. Para tener esa claridad debes llevar una vida disciplinada. Sólo entonces sabrás que un camino es nada más un camino, y no hay afrenta, ni para ti ni para otros, en dejarlo si eso es lo que tu corazón te dice. Pero tu decisión de seguir en el camino o de dejarlo debe estar libre de miedo y de ambición. Te prevengo. Mira cada camino de cerca y con intención. Pruébalo tantas veces como consideres necesario. Luego hazte a ti mismo, y a ti solo, una pregunta. Es una pregunta que sólo se hace un hombre muy viejo. Mi benefactor me habló de ella una vez cuando yo era joven, y mi sangre era demasiado vigorosa para que yo la entendiera. Ahora si la entiendo. Te diré cuál es: ¿Tiene corazón este camino? Todos los caminos son lo mismo, no llevan a ninguna parte. Son caminos que van por el matorral. Puedo decir que en mi propia vida he recorrido caminos largos, largos, pero no estoy en ninguna parte. Ahora tiene sentido la pregunta de mi benefactor. ¿Tiene corazón este camino?. Si tiene, el camino es bueno; si no, de nada sirve. Ningún camino lleva a ninguna parte, pero uno tiene corazón y el otro no. Uno hace gozoso el viaje; mientras lo sigas, eres uno con él. El otro te hará maldecir tu vida. Uno te hace fuerte; el otro te debilita."

Un beso...

15 de marzo de 2010, 11:49

No puedo estar más en desacuerdo si para la autora "lo que constituye a una mujer es una relación social específica con un hombre" pues arreglado estamos, no baso mi sexo en la relación de dependencia a ningún varón... sin embargo si conozco muchas relaciones lésbicas que reproducen los mismos esquemas económicos que los heterosexuale, ( una trabaja y otra en casa, reproducción de la familia por inseminación o in vitro...somos mujeres, les pese a quien les pese,. Esas discusiones bizantinas no creo que ayuden mucho a la causa, si es que la hubiera...en qué rango quedarían las bisexuales ¿ desertoras del cosmo?.... en fin..

15 de marzo de 2010, 11:51

talita:

Sí. Es una discusión que bien debería retomarse.

Servidumbre... el servicio doméstico nos lleva a traducir, por ejemplo: los animales son 'domesticados', no debería ser así con las mujeres. Sin embargo, el vínculo con los hombres ( y la repartición del trabajo) nos destina al 'quehacer doméstico'. ¿Lo pensamos?

Desentrañemos más: somos la productoras en serie de 'hijos', quienes 'debemos', además, cumplir con el débito conyugal y acceder al coito, cuando el hombre quiere. Amén de establecer residencia donde la fije el marido.

Estas son pautas legales anacrónicas pero vigentes. ¿No es vigente entonces, debatir sobre nuestro espacio y nuestra identidad?

En este estado de cosas, somos 'mujeres' en tanto servimos para el hombre. Yo no soy mujer. No sirvo a nadie. Y a nada. Salvo a la causa de mi propia libertad.

15 de marzo de 2010, 11:56

Hermosa Ophelia:

Matizar el humor con la reflexión. Todas miradas válidas.

Gracias por tu entusiasmo y pasión. Son siempre necesarias para esta nueva comunidad que conformamos.

¡Un beso!

15 de marzo de 2010, 11:58

Ico:

Creo que la pista la arroja talita, cuando advierte que el debate puede confluir desde tres sitios distintos: lesbianas, feministas y lesbianas feministas.

En mi caso no reproduzco un sistema económico similar a los heterosexuales. Me vinculo con una mujer libre siendo libre de toda expectativa.

Cuando dices 'somos mujeres, le pese a quien le pese' creo que les pesa más a las mujeres.

((Por ahora...))

Un beso!

15 de marzo de 2010, 12:03

Interesante ejercicio reflexivo, aunque, personalmente, no creo en la rotulación o categorización de las personas...

Saludos Maga!!

15 de marzo de 2010, 12:37

1600 Producciones:

Ese es otro debate interesante: etiquetas ¿sí o no?.

Sólo decir que yo sí me etiqueto.

Ser lesbiana y llamarme a mí misma lesbiana, sin prejuicios, me sirve para que otras etiquetas más nocivas no recaigan sobre mí.

No soy una mujer heterosexual y por ende frustro las expectativas que puedan cernirse sobre mí.

¡Adoro las etiquetas, representan el símbolo de la diversidad sexual y la auto-aceptación!

Homosexual, lesbiana, bisexual, transgénero, travesti, intersexual, heterosexual... Nombrar las cosas por su nombre, otorga dignidad a la realidad de cada un@. Además no se podría luchar -como Comunidad LGTBI- contra un sistema machista y opresivo, si no partimos de conocernos cada un@, sin temor a las palabras.

((Sobre todo si son ciertas.))

Un beso!

15 de marzo de 2010, 12:46

El texto de Wittig es teoría, es para romperse la cabeza y a partir de ahí, actuar.

A mí lo que me hace ruido, es lo siguiente: ¿cómo se hace para destruir, para que desaparezcan ciertas conductas, comportamientos y categorías sin destruir y hacer desaparecer a los sujetos, a los cuerpos que las contienen?

Bueno, yo creo que es imposible. No se puede revolucionar, aún en el terreno de las conductas sexuales, sin llevarse puesto a un montón de gente. Qué tienen para decir al respecto las teorías queer, pues no lo sé, por eso pregunto.

Ah, por cierto, coincido con vos, Maga, estoy a favor del derecho a la autodeterminación de la identidad, y del nombre propio. No creo en la utopía del fin de las identidades y categorías, me parece un discurso falaz, y peligroso: contribuye a reforzar la hegemonía heterosexual, porque no plantea verdaderamente ninguna herramienta superadora de la misma, al tiempo que pretende anular a categorías disidentes que sí tienen algunos planteos más contundentes.

15 de marzo de 2010, 13:55

Debo comenzar admitiendo mi absoluta ignorancia sobre el tema.

Seguir por el aplauso por abrir el debate a un tema que, por lo que leo, no está para nada consensuado,

Finalmente creo que el concepto debe ser un poco menos rígido.
Soy gay, pero no tengo inconveniente en relacionarme con hombres bisexuales. Por eso, supongo, que a algunas lesbianas les puede suceder algo similar.

Gracias Maga por ayudarme a pensar.

Un beso.
Franco

15 de marzo de 2010, 14:41

Querida Naifa:

No creo que revolucionar implique la destrucción ineludible del sujeto. Creo que lo que se destruye es la expectativa y las respuestas esperadas del sujeto.

Hay una cerrazón y oposición muy grandes a los cambios de 'conductas, comportamiento y categorías'. Nos llevamos puestos a muchos matones, machismo, fanatismo... a mucha cosa inservible, como el agua estancada ¿verdad?.

Yo brego por la valorización de las mal denominadas 'etiquetas'. Creo que todavía queda un gran resabio de pudor en llamar las cosas por su nombre. Muchas bisexuales o lesbianas tardías (¿valdrá el término?) niegan terminantemente llamarse de este modo y prefieren un genérico y elusivo: "Soy mujer enamorada de la persona". o " A mí no me gustan las etiquetas". Creo que es el último recurso para abandonar la heterosexualidad conocida y romper los moldes. Una cuestión de valor, en última instancia y tal vez, un proceso.

Sin miedo a identificarse: hetero u homosexual, bisexuales, transexuales,queer, etc.

¡Bendita Diversidad!

15 de marzo de 2010, 14:52

Franco:

Frecuentemente, las lesbianas también nos relacionamos con mujeres bisexuales. Muchas de ellas se niegan a sí mismas, serlo, y son dubitativas. Es mucha la carga interior y es entendible.

Nuestra lesbiandad, en cambio, es asumida desde pequeñas. Lo soy, conscientemente, desde que tengo uso de razón. Pero también hay mucha heterosexual con curiosidades sexuales. O como dije, mucha bisexualidad que se está atreviendo a ser...

El intercambio entre dos varones tal vez sea más simple y llano. Entre nosotras, dos mujeres, entra el juego el amor muy ligado al erotismo y la sexualidad. Casi inseparablemente.

Gracias por reflexionar juntos.

15 de marzo de 2010, 15:05

Mundo Arco Iris:

Este Blog está a favor de la absoluta diversidad sexual. Estamos hartos de la homofobia para aceptar su dicotómico, la heterofobia.

Como hemos debatido en otro Blog, (http://mujeresimposibles.blogspot.com/) coincidimos con su autora, Talita, cuando afirmamos:

"...a mi no me molestan los heterosexuales, los celebro, como a los homosexuales, bisexuales, trans, intersex, travesitis, cross dresser, cuanto más mejor, cuanto más pluralidad, más nos damos cuenta que las dos cajitas son insuficientes, y es mejor abrir las categorías..."

Precisamente...esto es lo inquietante para los conservadores. Nadie tiene una fobia (hacia algo o alguien) si no teme una agresión. Los homofóbicos temen ser 'agredidos' en la diversidad que NO logran controlar, por ello, se adelantan y hostigan, insultan o matan...

¨Pero no somos sólo una categoría, ni siquiera dos sexos, sino que las posibilidades se expanden.

Repetimos, con respeto y pluralismo,:

Diversidad...¡Bendita diversidad!

15 de marzo de 2010, 15:15

Permitame disentir con el texto.
Se subestima a la mujer heterosexual (no es libre, no puede decidir, es una sometida)y se piensa al hombre como un ser macabro. "Lo que constituye a una mujer es una relación social específica con un hombre ...".
No me constituí como mujer a partir de compartir mi vida con un hombre. No creo haber dejado de serlo una vez que decidí no compartir más mi vida con un señor.

15 de marzo de 2010, 16:14

Una posibilidad Caro, una posibilidad, para reflexionar.

Soy lesbiana. Nunca, ni antes ni después, me relacioné con ningún señor.

Las lesbianas, como una tercera posibilidad: ni hombres, ni mujeres.

Un beso!

15 de marzo de 2010, 16:38

Hay mujer y mujeres. No todas las mujeres son iguales, al igual que los hombres. Todo depende de uno, no de su sexualidad. Conozco amigas que jamas se dejarían pisotear por un hombre, como hay otras que le lustran los zapatos para que las pisen con glamour al menos. Cada uno obtiene lo que dio y lo que busco.
Aunque comparto que las lesbianas somos distintas porque nos fuimos condicionando a otra realidad.
Me encanto la imagen, como se llama?

Saludos,
Ara

16 de marzo de 2010, 2:24

Hola Ara:

Al margen de como una mujer se relacione con un hombre, en particular, estamos hablando de un sistema: ¿no es curioso, por ejemplo, que ante una operación quirúrgica se prefiera a un cirujano hombre por sobre una mujer?

¿No es curioso que las mujeres, durante siglos, no tuvieran acceso a los libros y fueran condenadas al analfabetismo?

¿Que los Parlamentos estén representados por hombres y no mujeres?

¿Que la Historia religiosa como fábula bíblica, nos presente como extraídas de una costilla (¿¿...??) de Adán, como una cosa subalterna y accesoria al Hombre?

No es la relación con un hombre, -un ex marido o novio-, es el posicionamiento en un sistema económico, político y social. Sobre esto habla el párrafo de Witting.

Las lesbianas causamos esa ruptura: no estamos al servicio del hombre. Creamos relaciones democráticas y horizontales, de igualdad. No de dependencia. Y eso es inquietante.

Un beso.

16 de marzo de 2010, 2:42

Maga, voy a hacer una irrupción en su blog. creo que Wittig no quiso decir que no seamos mujeres en sentido "biológico", si se quiere. Ella, como lo ha expresado la Maga, habla de la relación social, económica y política que juegan las mujeres en la sociedad heterosexual y patriarcal. Aunque gocemos de independencia, la subordinación de las mujeres es constante: se la considera incapaz de tomar decisiones acertadas con respecto a su sexualidad y a la martenidad, por eso el aborto debe ser tan medicalizado y judicializado, porque debe haber un saber mayor que el deseo y el derecho de la mujer a decir por su propio cuerpo. La autonomía individual es aun una panacea para las mujeres. Uno de los tanto argumentos esgrimidos por las personas que no estan de acuerdo con el aborto legal y el derecho a elegir la maternidad dicen que de legalizarse las mujeres se harían abortos como quien va a tomar un cafe: esto es directamente una afrenta al sentido comun, pero es la consideración más abundante sobre lo que constituye el pensamiento femenino. las mujeres no podemos pensar racionalemnte, y por eso debemos estar supeditadas a un poder mayor (la medicina, lo jurídico). Cuando una mujer sale de esa economía y transita otro lugares, sea el de lesbiana, sea el de mujer heterosexual independiente, inmediatamente deja de ser mujer: los epítetos que suenan son machona, la confuenden con hombres o le asignan el rol masculino. Pensemos en Argibay y en otras tantas. (pienso muchas veces en que eso me pasa a mi, también)
era eso nomas, perdón por la irrupción.
salutes

16 de marzo de 2010, 7:29

Talita, no es interrupción. Gracias por expresar con claridad meridiana el pensamiento de Wittig.

Seguimos introduciendo elementos para el debate y la reflexión.

Un beso.

16 de marzo de 2010, 7:46

Dos prejuicios que hay que romper:
uno cuando dices "Entre nosotras, dos mujeres, entra el juego el amor muy ligado al erotismo y la sexualidad. " eso sería en nuestro tiempo ( mujeres maduras e interesante sobre los cuarenta pero no para las jóvenes lesbianas de ahora que te aseguro que no necesitan más que una noche para enrollarse)
Dos: lo más dificil ser bisexual entre lesbianas, ellas mismas te apartan por no definirta. Por lo que no es fácil decirlo abiertamente entre lesbianas, mejor calladita, no sea te excluyen. Es triste pero lo he vivido. saludos.

16 de marzo de 2010, 9:13

Ico:

Por lo menos en Argentina, -y, por lo que cuentas, parece no suceder tan así en España- dos mujeres lesbianas suelen vincularse desde una relación amorosa. Está muy fuertemente ligado amor y sexo, lo reitero, sobre todo en los ámbitos que conozco y mujeres de todas las edades.

Cuando respondí a Franco, -un amigo gay-, lo hice resaltando que la relación entre dos hombres gays es más simple y llana. Ellos ejercen su sexualidad con más simpleza y menos cuestionamiento que, nosotras, las mujeres.

Con respecto a la bisexualidad, he conocido casos, -a la inversa de tu experiencia-, en que mujeres lesbianas han sufrido (y mucho) por heterosexuales curiosas y bisexuales indecisas. Mucho histeriqueo, mucho desgaste y erosión, mucha espera sin esperanza. Tal vez cuando hablas de exclusión, se trate de lesbianas que no quieren repetir la misma experiencia.

Las dos caras de la moneda, supongo. Y las dos ciertas.

Un beso...

16 de marzo de 2010, 9:39

Todo bien lo que dicen acerca de las etiquetas, pero yo no me centraría solamente en ellas con respecto a la elección de la sexualidad, es un tema mucho más amplio y que termina hablilitando todo tipo de etnocentrismos: negro, judío, musulmán, gordo, cabecita, indio y una larga fila de etcéteras. O también podemos caer en la nueva moda de definir a las personas por sus enfermedades, alcohólicos, drogadependientes, fumadores, estresados, add, hiperactivos, etc, agreguemos los trabajos, la clase social, ideas políticas y otra larga fila de etcs, así solo se contrubuye, creo, a la sectorización de las personas.
No creo que para definirte como persona necesites ser parte de alguno de estos grupos.
Yo soy humano, demasiado humano, y en general, digo lamentablemente.

Gracias Maga por tu excelente espacio y por generar estos debates enriquecedores.

Saludos

16 de marzo de 2010, 11:04

¿Mujer? ¿hombre?...¡Personas!


un abrazo

16 de marzo de 2010, 14:08

Queridos 1600 Producciones y De Cenizas:

Gracias a todos por interactuar, pensar en voz alta, confiar sus pensamientos y crecer juntos.

...Gracias...

((Por contribuir a un mundo más inclusivo y humanitario))

16 de marzo de 2010, 14:39

De Cenizas:

Ambos son personas, obviamente. Pero en el reparto de derechos humanos y sociales, la mujer resultó menos favorecida. Tratamos de investigar por que...

Te retribuyo otro abrazo.

17 de marzo de 2010, 1:17

Creo que cuando tratamos estos temas estamos hablando de conceptos y de la ruptura de esos conceptos cuando vivimos en una ´"situación sexual al margen", en ese sentido las lesbianas somos personas muy peligrosas porque necesitamos a los hombres (reyes del Universo) tanto como los peces a las bicicletas y eso rompe el sistema desde la base. En ese sentido estamos fuera del concepto mujer, creo yo.

17 de marzo de 2010, 15:45

interesante tema del lesbianismo particularmente pienso que solo x el echo de ser mujer asignamos muchas responsabilidades x la que nadie nos entrega un oscar cierto jjj y el lesbianismo no se escapa de nada al contrario yo he visto mas doblegacion en ese tipo de relación que en la heterosexual.
saludos
:)

18 de marzo de 2010, 10:06

Marcela: Muy de acuerdo con tu opinión. Una síntesis exacta.

Solaire:

¿Eres heterosexual, bisexual? Me sorprende la segunda parte de tu comentario. ¿Más doblegación en la relación lésbica que la heterosexual?.

Yo creo y advierto absolutamente lo contrario.

Un beso para ambas.

18 de marzo de 2010, 13:17

No sé si hay tanta doblegación pero sí muchos tics parecidos a las relaciones y actitudes heterosexuales. Creo que esto se puede apreciar más en las sociedades avanzadas en los derechos de las lesbianas y homosexuales, donde podemos vivir con normalidad nuestra condición sexual y mostrarnos más libremente... y la conclusión es que nuestras relaciones no son perfectas (¡pues claro! somos personas), y fallamos, como no podía ser de otra manera. Y que conste que me parece bien que se sublime un tipo de relación como forma para luchar contra su represión.

Un abrazo

18 de marzo de 2010, 15:05

Casandra:

Certera observación, no somos perfectas, ningún vínculo humano lo es.

Tal vez, las relaciones lésbicas y homosexuales tengamos mucha presión. Demostrar la viabilidad de nuestra unión, tal y como una pareja heterosexual. Insistir en que nuestras familias son tan válidas como las de cualquier otra. Demasiadas presiones, pero como lo afirmó recientemente Marcela, refiriendose al pensamiento de Witting, estamos las lesbians muy lejos del concepto 'mujer' tal como el heterosexismo reclama.

Un abrazo!

18 de marzo de 2010, 15:36

Wittig dice "mujer" como constructo social, retomando a De Beauvoir ("mujer no se nace, se deviene" dentro de la sociedad patriarcal capitalista)

salut!

18 de marzo de 2010, 16:32

es la trampa que acecha en la sombra del feminismo mal entendido lo que se plantea

como juego intelectual, acepto el juego, acuerdo con el concepto

como afirmación, es rotundamente peligrosa

después de todo, si desde una elección sexual una mujer deja de ser mujer porque se posiciona distinto, el patriarcado ganó, ganó el sistema

ser mujer, desmesuradamente mujer, mujer más que hétero o lesbiana o trans, ha sido (y es aún, en un plano) subversivo

las mujeres que dejaron de temer su condición y fueron tremendas mujeres,
subvirtieron el orden

a ellas les debo -como me debo a mí-
mi orgullo de ser mujer

y lo digo y soy un ser bastante complejo
soy más que mujer
más que lesbiana
más que bisexual
más que diversa, subversiva, independiente, autogestada, creativa, anversa y reversa

y soy todo eso porque soy hembra
el ser mujer contiene el
el universo
y mi creatividad expresa la condición que desea
cada
vez

y a eso no renuncio
ni por un juego intelectual

menos que menos por eso,
soy más que una mente

soy útero y visceras
y vagina y energía y más

18 de marzo de 2010, 21:13

gabrielaa:

"El Tercer Sexo..." (perturbador ¿verdad?)

Arha:

Hermosa mujer, no reafirmas a la mujer terrena, sino a la cósmica. Energía kundalini...mujer oscura como un diente de león, trémula y quebradiza e...imponente.

Besos a las dos, de apenas, una mujer de tierra.

19 de marzo de 2010, 2:25

Todas las cuestiones sexuales son abordadas con mucha hipocresía en esta sociedad, en la cual, los curas aún se imponen en el uso de preservativos, en las pastillas anticonceptivas, y pretenden regir el cuerpo de la mujer embarazada contra su voluntad.
Nuestra sociedad pacata jamás se va a dar permiso para discutir cuestiones de 3º sexo. Al menos en este blog se puede discutir con libertad. En mi criterio, debemos respetar y respetar-nos.
Saludos

19 de marzo de 2010, 5:36

¡Bienvenida Mona!

Si, este blog fue concebido como espacio de libertad.

¡Gracias por tu opinión!

19 de marzo de 2010, 6:04

Hola gente mágica, creo que me identifico mucho con el comentario de Arha, es casi la síntesis de mis devenires intelectuales y espirituales.
Pero mi propia historia me obliga a festejarme "mujer lesbiana".
Muy lindo el blog, es como tomar mates con un montón de mujeres interesantes, ja! Y con Franco tb, que es como otra mujer interesante más.

19 de marzo de 2010, 6:51

La Maga,

No me sorprende las polémicas que puede causar con su post, usted es maravillosa. Me he tomado la molestia de dedicar una noche entera para leer todas sus publicaciones y por eso me siento digna a decir que es MARAVILLOSA!

Hace no mucho que la vida me trajo a este blog había leído un post que me llamó mucho la atención y me interesaba hablarle porque necesito su aprovación a una petición que quería hacerle.

Yo soy una joven escritora de Guayaquil, Ecuador. Y escribo en un periódico virtual de opiniones www.desdemitrinchera.com. Desde aquí me puede encontrar.
Mi petición a usted es que me interesó mucho "Combatiendo la Homofobia" y me encantaría poder publicarlo en el periódico, pero obviamente publicaría diciendo que ese fantástico post lo saqué de su blog.

Me encantaría y me haría muy feliz si aceptara mi petición,

muchas, muchísimas gracias por regalarnos sus mágicas palabras!

Un abrazo!


Nelly

19 de marzo de 2010, 8:55

La Hueco:

Sí, es como pasar al living, sentarse en un sillón cómodo y conversar, tomando mates. Tod@s los invitados son gente especialmente...mágic@s.

¡A festejar, como dices, nuestra condición de mujer lesbiana!

Un beso.

19 de marzo de 2010, 12:16

¡Hola Sinfulmoon!

Un honor para mí que hayas disfrutado de mis cuentos y columnas periodísticas...

Querida Nelly, puedes publicar "Combatiendo la Homofobia", por supuesto. Y los artículos de este Blog que te interesen.

¡Saludos a la bella Ecuador, desde la misteriosa Buenos Aires!

19 de marzo de 2010, 12:21

Intenso debate, después de leer todos los comentarios me debo aliar a Artha creo que ha hecho un buen resumen de lo que pienso.

20 de marzo de 2010, 1:31

Las mujeres de la casa azul...

Bienvenidas todas...

20 de marzo de 2010, 3:23

Leyendo este enriquecedor debate recordé una conversación con un buen amigo.
Siglos atrás los hombres no sabía que ellos atribuian en la concepción de un hijo, eran considerados como "tíos" de los nacidos y las mujeres como diosas por ser las portadoras de la vida en su vientre. Cuando estos hombres descubrieron que sin ellos las mujeres no pudieran concebir decidieron vengarse de ellas al hacerlos sentir "inferiores"y tratarlas como un ser superior.

Saludos a todos.

20 de marzo de 2010, 8:40

Desde ese entonces nació el machismo!

20 de marzo de 2010, 8:43

Arha! Totalmente de acuerdo contigo. TOTALMENTE!


Saludos,

SINFULMOON

20 de marzo de 2010, 8:44

Gracias por tu aporte Sinfulmoon...

¿Y qué decir de las mujeres machistas?

20 de marzo de 2010, 9:18

Gracias Maga por traerte el debate que pretendí (sin éxito) abrir en el KL, se me ha acelerado el corazón al leer las respuestas que ha suscitado en tu espacio. Yo... cuando traje el texto de Wittig lo hice porque llevo meses dándole vueltas a una afirmación tan rotunda, intentando asimilar e in-corporar conceptos en mi propia existencia y no es nada fácil. ¿Cómo deshacer el género? Siendo lesbiana tengo cierta "ventaja" o predisposición para plantearme todas estas cuestiones pues desde el mismo momento en que tomamos conciencia de nuestra diferencia (basada en el deseo) de lo que se considera "normal" comenzamos a enfrentarnos a una eternidad de preguntas que probablemente nos perseguirán "durante siempre",. sin embargo por cada respuesta que busco sólo hallo montones de nuevas preguntas... Por ejemplo, el hecho de ser lesbiana no me supedita ni económica, ni social, ni doméstica, ni culturalmente a un hombre... ¿es eso cierto? ¿qué hay de mi padre, de mi jefe, de mi profesor, del director del museo y del presidente del gobierno? Y, efectivamente, ¿qué hay de las mujeres machistas? Es prácticamente imposible deconstruirse a los 30, con el patriarcado heteronormativo grabado a sangre en mi piel, mi alma y mi intelecto... A veces siento impotencia pero, la mayoría del tiempo, lo que consigo es autogenerar más rabia y más ganas de luchar, ¿quién se apunta?

Aprovecho para anunciaros mi web personal (por fin), lejos de las censuras de las webs sociales que han mutilado mi trabajo una y otra vez (blogspot, youtube y flickr). Está en construcción, pero la llevo con ilusión... (www.kamasutralesbico.net/emh)

Abrazo inmenso guapaaaaa!

23 de marzo de 2010, 10:36

¡Espeeeeeeee! ¡La titular y artista plástica de www.kamasutralesbico.net y co-autora del Libro "Tu Dedo Corazón-La realidad Lesbiana en Imágenes y Palabras" Madrid- Edit. Egales-2.008

Ya mismo me doy un paseo a tu web.

¡Gracias por pasar!

23 de marzo de 2010, 12:08

Jo! Cuántos honores! Gracias! (por cierto, eres (sois) libre (s) de tomar prestadas mis imágenes si las necesitáis, siempre que nombréis la fuente, excepto las del libro, que tienen copyright... Más abrazos!

23 de marzo de 2010, 13:06

Entonces, ¿El genero femenino es inherentemente superior al masculino? ¿El hombre es un subhumano cruel que merece ser tratado como escoria? ¿La heterosexualidad es mala? ¿Deben convertirse en lesbianas para ser buenas?
¿La heterosexualidad es una traición a a causa? ¿Deben estar en guerra contra todos los hombres? Me gustaría saber sus respuestas Maga, espero que no ignore o borre mi comentario por el simple hecho de ser hombre porque en mi cabecita, aunque usted no lo crea, no importa el genero, religión, raza o inclinación sexual de la persona sino su valor moral. Gracias de antemano

23 de junio de 2016, 14:07

Publicar un comentario