Lunas de Mieles o las Incidencias del Amor Desmesurado  

Posted by La Maga in ,


El enamoramiento, ese maravilloso estado que todas anhelamos, pleno de ardorosa pasión, paroxismo, desvelos y ansias sublimes, es un increscendo sexual que alcanza su declinación bio-psicológica a los seis meses de iniciado.

Mientras vivimos arrobadas, solemos cometer todo tipo de desatinos y desmesuras, incluso, para con nosotras mismas. No dormimos, no comemos y hasta no trabajamos ni estudiamos concentradamente. Estamos completamente fuera de nuestro eje interior y equilibrio. No escuchamos a los demás, ni les prestamos la menor atención. Todas nuestras energías están centradas en el objeto de nuestra líbido, es decir: “ella”.

Corresponde a nuestra naturaleza perseguir afanosamente el elixir que, para amargura de las amantes, se mitiga implacablemente por estas burocráticas cuestiones hormonales.

Ahora bien, la famosa "Luna de Miel" no es una licencia laboral concedida por pura generosidad empresarial. Es un ahorro a futuro. Afirman los especialistas que si la mayoría de los trabajadores experimentasen, al mismo tiempo, ese estado de suprema excitación, las empresas colapsarían, aumentarían los riesgos laborales, la economía se paralizaría y las autopistas estarían atestadas de accidentes. Todo porque estamos "atontadas". Este es el origen de las "Lunas de Mieles" y también la razón de por qué los "amantazgos" son tan provisorios.

Yo misma, cuántas veces escuché el prometedor: "-Me hundo en el océano azul de tu mirada"... poco después, en busca de la navegante que me lo había dicho, la encontraba, esta vez, "hundiéndose" en una pelirroja de ojos color café.

La brevedad de la excitación… ¿Quién puede decir que no lo ha vivido?

This entry was posted on 15 de abril de 2010 at 7:12 and is filed under , . You can follow any responses to this entry through the comments feed .

10 comentarios

Haz usado las palabras ,exactas, las senciones sentidas...claro q si lo he sentido viva el enamoramiento

15 de abril de 2010, 8:11

Tamia:

¿La excitación, o la brevedad?

15 de abril de 2010, 9:21

Jajajaaja Ambas

15 de abril de 2010, 13:06

Me ha gustado especialmente conocer el origen de la licencia laboral conocida como 'Luna de miel'.

((Una real nota de humor, pero cierta.))

En estos inevitables períodos de enamoramiento nos volvemos totalmente vulnerables y no le conviene a los empresarios -ni a la Economía- contar con empleados distraídos.

Una buena observación.

15 de abril de 2010, 14:46

me debato entre dos sensaciones: una es la de gozada suprema el estado de enamorada cuando eres correspondida, no hay nada que se iguale a esa locura. Otra es, precisamente, el desequilibrio que conlleva y la falta de perspectiva. Ayyy, qué dilema.

15 de abril de 2010, 14:55

Hola!
Estuve visitando tu blog y está excelente
Sería un gusto poner un link de tu blog en mi directorio.
Si deseas no dudes en escribirme a:lizette_quinones@hotmail.com
Exitos con tu blog.
Un beso
Lizette Quiñones

15 de abril de 2010, 14:56

Licencias con goce de exceso.

La vida es una cosa estúpida. Todo lo bueno, si breve, dos veces estúpido.

15 de abril de 2010, 23:15

este espacio me encanta
ojala sirva para que deje de existir la homofobia..
que reine la libertad siempre


te Felicito

16 de abril de 2010, 16:14

Manuela:

Gracias. Este blog fue creado no sólo para contar historias, sino para contribuir, precisamente, al fin de la homofobia, la lesbofobia y de toda discriminación humana.

Un fuerte abrazo!

17 de abril de 2010, 2:08

No sé si seré afortunada o demasiado ingenua...la excitación sólo la he vivido 2 veces en mi vida (y espero que ésta última que ya lleva 9 años no concluya)...y la brevedad, nunca...

Un abrazo! Realmente me encanta tu blog. =)

18 de abril de 2010, 14:47

Publicar un comentario