¿Cómo Aman las Lesbianas?  

Posted by La Maga in , , ,

¿Se han preguntado por qué, un/a heterosexual no puede imaginar dos lesbianas sin la utilización de un dildo o pene artificial?. La excepción a la regla, por imaginario de la sociedad heterosexista y falocéntrica, se convierte en norma.

¿Por qué la fantasía popular no logra aceptar (o captar) la idea que ‘nos sobra todo y no nos falta ‘algo’? ¿Un dildo representa el hombre 'faltante' por imitación anatómica? ¿Acaso se nos considera a las lesbianas insuficientes e invalidadas a la hora de amar?

¿Cómo amamos las lesbianas? Esa es la pregunta.

Dado que la gente es curiosa, me puse a investigar un poco sobre el origen ¿histórico? de los famosos dildos y encuentro que durante las Primeras y Segundas Guerras Mundiales se los concibió como ‘tranquilizador de mujeres con marido ausente’. Llegada la post-guerra y ya en la colorida década de los años ‘60, el uso del dildo se transformó en otra forma más de placer.

Para las mujeres que lo utilizan, qué interesante proponerles ésta otra visión: los dildos no sustituyen el pene sino, con más refinada imaginación, es una extensión del “dedo corazón”, la mano de la mujer que te ama.

Interesante destacar que dos mujeres que se aman lo hacen sin necesidad (sí o sí) de un pene de látex porque no hay ningún ‘hombre’ que reemplazar, ni rol masculino que construir. No hay roles ‘activa-pasiva’. Es un complemento erótico (como otros juguetes) que algunas eligen utilizar y otras no.

En efecto, mientras el sexo se ha visto siempre de forma vertical, las lesbianas tenemos la oportunidad de llevar la contraria al resto del mundo y amar de forma horizontal. Nos referimos a verticalidad como sinónimos de “arriba= actividad” y “abajo= pasividad” En cambio el sexo lésbico es un sexo eminentemente horizontal y democrático, igualitario, donde ambos cuerpos se fusionan en una única línea, como lo demuestra el tribadismo: el arte amatorio lésbico por excelencia.

Algunas lesbianas -en una manera un tanto simplista y negativa de combatir el machismo- se niegan a incluir entre sus prácticas sexuales la penetración. Creo que hacer exclusivamente de la penetración la única práctica sexual posible, indicaría una evidente dependencia del modelo falocéntrico heterosexual, pero no usarlo esporádicamente, para quienes les place su uso, es una pérdida de sensaciones que de alguna manera, junto al resto de las prácticas, enriquecen el sexo.

Durante siglos y por efecto de una nociva religiosidad, la sexualidad se redujo a la procreación y se prohibieron así, el sexo oral, anal y la masturbación por ser infértiles. El tribadismo es la expresión amorosa por antonomasia de las lesbianas, práctica sexual única y exquisita donde las haya, pero nunca excluyente.



This entry was posted on 22 de febrero de 2010 at 9:58 and is filed under , , , . You can follow any responses to this entry through the comments feed .

21 comentarios

Creo entender, dentro de mis limitaciones (ay) pero me parece que, de todas maneras, sí existen los roles "pasiva-activa", y el tribadismo no es una predilección en las lesbianas.

22 de febrero de 2010, 13:44

Naifa:

El Tribadismo es un arte amatorio exquisito. Pero para su consumación se requiere de cierta experiencia y afinidad anatómica, que consiste en una similar longitud de piernas y ancho de caderas. Puede que no sea la predilección de "todas" las lesbianas, pero es lo que identifica a una relación entre dos mujeres: la frotación de ambos clítoris hasta el orgasmo, en perfecta sincronización. ¡Muy difícil de lograr!

Los roles "activa-pasiva" son un mito tal como considerar que una pareja de lesbianas se compone, inexorablemente, de una "butch" y otra "femme". No se imita la relación hombre-mujer, salvo que una de las miembros posea un pasado heterosexual y carezca de experiencia en el arte de amar a otra mujer. En este caso, puede haber una tendencia a repetir lo ya conocido, con un hombre, antes de explorar lo nuevo, con una mujer.

((Cada sexualidad es un universo))


Un beso!

22 de febrero de 2010, 14:37

Qué interesante. Justamente, porque el tribadismo es una práctica tan exclusiva, casi diría excluyente, yo no la tomaría como representativa de una relación entre dos mujeres.

Yo creo que nada es representativo de ninguna sexualidad que se considere "diversa", suceda esta entre cuerpos de distintos o de similar sexo.

Muy movilizador tu post, Maga, muy.

22 de febrero de 2010, 15:20

Gracias Naifa...

Tengo la oportunidad de decirte que tu Blog me encanta por su estética minimalista y por tus textos, tan sutiles...

Un sitio exquisito para visitar. Muy recomendable.

((Un beso))

22 de febrero de 2010, 16:02

Muy bueno el post. Pero si me permite disiento en algo de los comentarios: también es un mito considerar que "...salvo que una de las miembros posea un pasado heterosexual y carezca de experiencia en el arte de amar a otra mujer. En este caso, puede haber una tendencia a repetir lo ya conocido, con un hombre, antes de explorar lo nuevo, con una mujer".
Cada pareja es una nueva experiencia. Y esa experiencia es el resultado del "pacto sexual" que exista entre sus integrantes.
En nada se parecen el sexo heterosexual al sexo entre mujeres. No hay "fórmulas" heterosexuales posibles de trasladar entre mujeres.

22 de febrero de 2010, 17:24

Nada que decir...me encanto! muy educativo quisiera una maestra en la cama como tu Maga...
Begonia

22 de febrero de 2010, 17:58

Maga querida, Lucía...
Uno a uno fue describiendo todos mis pensamientos con respecto al arte amatorio lésbico.
Siempre pensé que todavía no había nada estigmatizado con respecto al sexo entre dos mujeres y por ende podíamos sentirnos libres de generar cualquier tipo de relación que quisiéramos. No hay poses típicas ni roles esperables. Todo eso que hace siglos se ha configurado para el sexo heterosexual es una tábula rasa para nosotras.
Pero también se podría decir que no.
Si un grupo de personas quedan varadas en una isla desierta, enseguida van a volver a conformar todas sus configuraciones sociales. Aunque la isla les dé la posibilidad de un nuevo comienzo, uno viene predeterminado con un vagaje social. Lo social, queramos o no, nos determina. Esperamos que haya roles (como los hay en cualquier tipo de relación), esperamos que hayan hábitos (porque le tememos al caos y al sinsentido).
Lo que nos libera es saber que lo social es dinámico y podemos modificarlo. Nada es natural, innato, "normal". Todo es creación y podemos hacer de nuestras camas lo que tengamos ganas!

22 de febrero de 2010, 18:10

Caro:

Concuerdo cuando expresas:

"Cada pareja es una nueva experiencia. Y esa experiencia es el resultado del "pacto sexual" que exista entre sus integrantes.
En nada se parecen el sexo heterosexual al sexo entre mujeres".

Begonia:

¡Gracias por el cumplido! Espero que te gusten los post que seguiré escribiendo...

Tortódroma:

¡Me encantó la metáfora de la isla! Tienes absoluta razón: los seres humanos tendemos a repetir lo conocido, con todas las definiciones a cuestas. Es como si oyésemos decir: "mmm...parecido ¿pero parecido a qué?"

Un beso!

22 de febrero de 2010, 19:16

¿ Sabes que la fantasía más frecuente de una heterosexual es acostarse con una mujer? No creo que piensen en dildos ni nada de eso.. creo que cada pareja es un mundo, y luego están las etapas y las fases, no es lomismo el sexo al principio que después de diez año..ah.. gran tema ese...
interesante post

23 de febrero de 2010, 13:05

Ico:

Muy de acuerdo con tu opinión. La fantasía más frecuente de una heterosexual es hacer el amor con una mujer. (Me las imagino preguntándose: "mmmmmm...¿cómo será?...")

Intuyo que muchas heterosexuales leen con avidez post como éste, pero no se animan a preguntar. Y otras, tampoco se atreven a salir, mínimamente, del Armario (Se llama vivir en el Armario o Clóset a la no visibilización).

Preguntar -u opinar- no significa ratificar ninguna tendencia sexual. Me gustaría que muchas mujeres se animen a hacerlo.

Un beso!

23 de febrero de 2010, 13:26

lo mejor del sexo entre mujeres es que, efectivamente, no excluye nada y busca el placer de las dos por encima de todo. El tribadismo es una práctica estupenda aunque no leve al orgasmo por no tener ese acoplamiento físico necesario, puede ser muy excitante y muy divertido. Las pácticas sexuales entre mujeres realmente liberadas de su educación judeocristiana son creativas y altamente satsifactorias. Tanto que cuando te faltan, lo echas muchíiiiiisimo de menos, ayyyy, ajjaja.

24 de febrero de 2010, 16:02

Hola Marcela!

...'el placer de las dos, por encima de todo'...

Creo que la sensibilidad de una mujer conoce, tal vez mucho más que un hombre, aquello que nos conduce al placer.

Sentirnos conocidas y amadas...

25 de febrero de 2010, 2:04

Me encanta tu erotismo-sano,para mi leerte es toda una aventura, y tus explicaciones sobre como aman las mujeres. me despieta la curiosidad hasta entonces una mujer eterosexual solo por constumbre

25 de febrero de 2010, 5:57

Ana:

Gracias por espiar a través de esta ventanita y aventurarte a conocer una parte de la vida que, quizás, te reclama con mucha avidez.

¿Qué tal si te animas a abandonar la costumbre de lo conocido y das pequeños pasitos hacia aquello que te falta conocer?

Un beso!

25 de febrero de 2010, 6:30

Dándome un pequeño paseo por youtube, en vídeos que tratan la homosexualidad, me dí cuenta de que mucho hombres heterosexuales hablaban de sexo lésbico y decían "lo que hacen las lesbianas", intentando justificar el arte amatorio como un "mal plagio" de la práctica de la heterosexualidad.


El día que ellos practiquen sexo lésbico, que me llamen y entonces hablamos :D.

Por cierto, buen (buenísimo) blog.

25 de febrero de 2010, 14:52

¡Bienvenida Rinoa y gracias por seguirme!

Estoy muy de acuerdo con lo que dices.

Para hombres (y mujeres) heterosexuales, el amor lésbico es el mayor de los misterios. Este post trata de echar un poco de luz sobre este tema.

¡Un beso!

26 de febrero de 2010, 1:08

Omfg... Casi no me concentro en la lectura por tal imagen. Jaja
Un beso

26 de febrero de 2010, 17:57

Buen post a nivel informativo. La verdad, yo nunca me había parado a pensarlo...
Un beso

27 de febrero de 2010, 1:41

Hola Maga,

realmente exquisito tu blog. Concuerdo que el sexo lésbico es el único sexo no falocentrista. Pero no concuerdo en que el juego activa-pasiva no exista en nosotras. Es más, crecimos en una sociedad dominada por esta ambigüedad y es muy difícil encontrar a mujeres lesbianas que hayan podido superar este escollo. Y me enervan las mujeres que no practiquen la penetración porque pertenece a una práctica hetero. Son mujeres absolutamente inseguras de su sexualidad. Cuando veo a una mujer horizontalmente frente a mí quisiera que siempre todo fuera posible.
Un abrazo para todas las mujeres que disfrutan como locas sentir el orgasmo de su amada
Chris

4 de abril de 2010, 20:31

Chris:

Concuerdo con vos, además, lo expresaste muy generosa y bellamente.

Un beso!

5 de abril de 2010, 3:45

¿Que el tribadismo "es lo que identifica una relación entre dos mujeres"?. Pero,¿no estamos por mostrar que el erotismo entre mujeres es rico, diverso y nada etiquetable?...

En cuanto al "pasado"heterosexual: pienso que si una mujer afronta su primera experiencia con otra mujer repitiendo esquemas heterosexuales no se debe a esa experiencia acumulada, sino al(poco)interés por las necesidades de su nueva pareja sexual y a su imposibilidad por dejarse llevar: todas llegamos a la primera vez sin referentes prácticos, y más de una "primeriza" pasaría por ya iniciada.
Slds y gracias por el trabajo y las ganas que le pones al blog.

24 de mayo de 2010, 11:31

Publicar un comentario